Cuando se piensa en traductores e intérpretes, la mayoría de la gente cree que basta con saber bien un idioma. Con saber bien queremos decir que la opinión general es que ni siquiera es necesario ser bilingüe, tan solo conocer el idioma extranjero.

Como  ya hemos comentado en algunas ocasiones, la profesión del traductor es  más compleja y, sobre todo, se necesitan más conocimientos que los meramente lingüísticos.

Es por ello que los estudios de Traducción e Interpretación incluyen, además de las diferentes lenguas y las técnicas de traducción, materias que profundizan en ciertas especialidades, sobre todo las disciplinas relacionadas con la salud, la economía, el derecho, o la ciencia, que se contemplan en los planes de estudio de las diferentes universidades. La industria, la publicidad, o todo lo relacionado con la empresa, junto con  la tecnología, toman hoy especial relevancia.

Sin embargo, es interesante tener en cuenta que en los exámenes para obtener la titulación de Traductor Jurado, además de la traducción de textos generales, periodísticos o literarios, se evalúan pruebas de traducción jurídica o económica, lo que muestra de la importancia que se otorga a ciertas disciplinas que se consideran fundamentales a la hora de dar validez fehaciente a textos oficiales. Sin embargo, no es requisito imprescindible haber cursado estudios de Traducción e Interpretación. La licenciatura de Traducción e Interpretación no se introdujo en España hasta 1990, lo que convierte a estos estudios en muy recientes comparados con otros tradicionales, como el derecho o la medicina, por mencionar algunos. Como disciplina joven y, por tanto actual, tiende a incorporar tanto herramientas tecnológicas de las que se sirven los traductores para desarrollar sus proyectos, como lo último en campos como el audiovisual, muy en auge en nuestra era de Internet.

El reconocimiento de los estudios y la profesión del Traductor Intérprete  es un debate que tiene entidad por sí solo y que quizá en otro momento trataremos más en profundidad. Ya mencionábamos en nuestro artículo ¿Cómo identificar un buen traductor?  que existe en el sector un debate sobre intrusismo que no termina de zanjarse. Un mercado laboral cada vez más cambiante favorece que la situación se prolongue no solo en traducción sino en muchas otras profesiones. Hoy día los profesionales de cualquier disciplina deben evolucionar y quizá reinventarse varias veces durante sus carreras, por lo que será cada vez más normal encontrar expertos en distintas materias acometiendo o trabajos de traducción. Cursar un máster de traducción suele ser la vía utilizada por estos profesionales para completar su formación. Como ya apuntábamos puede ser enriquecedor para todos siempre que exista una colaboración fluida, lo que sin duda debería revertir en una mayor calidad de los trabajos.

El equipo de Dalia Traducciones está especializado en traducción jurada para documentos oficiales que tanto profesionales como estudiantes necesitan para cumplir con los requerimientos de los distintos organismos en sus desplazamientos en el exterior. Otra de nuestras especialidades son los textos jurídicos y para empresas, con un bono de palabras para tener siempre cubiertas las necesidades de la actividad cotidiana. Y, por último, la traducción de páginas web y de comercio electrónico. Nos gusta estar al día y evolucionar con las tendencias económicas y empresariales, ya que consideramos la empresa como motor de la economía y del desarrollo de los países en un mercado globalizado.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar