¿Has oído hablar de la Apostilla de la Haya? Si nunca has necesitado presentar un documento oficial en el extranjero, seguramente no, pero los traductores jurados la vemos con frecuencia en los documentos que nos encargan traducir.

Vamos a empezar por el principio. ¿Qué es esto de la Apostilla de la Haya y para qué sirve?

La Apostilla es una anotación que se coloca en un documento público y certifica la autenticidad de su firma. Es un trámite que elimina la exigencia de legalizar los documentos públicos extranjeros que deban surtir efectos en otro país firmante del XII Convenio de la Haya. Dicho convenio fue firmado el 5 de octubre de 1961.

Por tanto, el efecto de la Apostilla de la Haya sobre los documentos expedidos por un país firmante del Convenio de la Haya es su reconocimiento en cualquier otro país firmante, sin necesidad de ningún otro trámite para autentificarlos.

¿Cuáles son los países firmantes del XII Convenio de la Haya?

Esta es la lista de países acogidos al convenio de la Haya es muy extensa como para detallarla, pero te hemos dejado el enlace o también puedes verla consultando en la página de la propia Conferencia de la Haya.

Si el país en el que tienes que presentar el documento no está acogido al convenio, deberás solicitar su legalización.

¿Por qué te hablamos de la Apostilla de la Haya desde una agencia de traducción?

Muy sencillo, porque como traductores jurados recibimos y trabajamos con frecuencia en documentos con la Apostilla. Los más habituales son los títulos universitarios y los certificados de antecedentes penales. En estos últimos ponen la Apostilla directamente si se solicitan para que surta efecto en el extranjero.

En otras ocasiones también hemos recibido expedientes académicos, certificados de nacimiento o actas de divorcio, aunque puede haber muchos otros documentos. Como ves, es mucho más frecuente de lo que a priori pudiera suponerse, pero no queremos confundirte, un traductor no se encarga de realizar ningún trámite para conseguir la Apostilla, sino que debe ser el interesado que desee certificar la autenticidad de su documento el que haga la correspondiente gestión con el organismo de la Administración adecuado.

Como sabes, el traductor jurado debe traducir literalmente todo el contenido del documento que certifica, incluyendo la descripción de firmas o sellos, y de la Apostilla en el caso de que el documento la contenga. Dalia Traducciones incluye siempre, sin coste adicional, la versión en inglés o español de la Apostilla en la traducción, aunque ya conste en el original.

Entonces, ¿qué documentos se apostillan y cuáles no?

Los documentos que se pueden apostillar son los documentos judiciales emitidos por las autoridades y funcionarios de la jurisdicción del Estado, los documentos administrativos y certificaciones oficiales expuestas sobre documentos privados, como las certificaciones del registro de un documento y sobre la certeza de una fecha, además de las firmas en documentos privados autenticadas por notarios y organismos oficiales.

Los documentos que no se apostillan son los expedidos por funcionarios diplomáticos o de los consulados, aquellos exentos de ser legalizados o apostillados por estar sujetos a otros convenios internacionales, y los documentos administrativos directamente relacionados con operaciones comerciales o aduaneras.

¿Cómo se realiza el trámite para apostillar un documento?

La Apostilla se consigue mediante un trámite presencial, bien en cada comunidad autónoma, en la Secretaría de Gobierno de los Tribunales de Justicia correspondiente, en la Oficina Central de Atención al Ciudadano del Ministerio de Justicia, o en alguna de las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia.

El trámite también puede realizarse por correo, enviando el documento, junto con una solicitud a alguna de las oficinas anteriores.

¿Cómo es la Apostilla?

La Apostilla puede no ser idéntica, dependiendo del país que la emita, aunque el modelo está normalizado y debe ser un cuadrado que mida, como mínimo 9cm. de lado. Este modelo de la Apostilla es el que facilita la Conferencia de la Haya de Derecho Internacional Privado (HCCH), la organización intergubernamental mundial que viene trabajando para la unificación de las reglas de derecho internacional privado. Algo que es igual para todas es el encabezado en francés indicando “Apostille. Convention de la Haye du 5 octobre 1961”.

Como ves, es un documento cuyos idiomas oficiales son el inglés y el francés, aunque existe la versión trilingüe de la Apostilla de la Haya en español-inglés-francés. Todo esto te lo contamos a título de curiosidad, ya que solo las Administraciones competentes realizarán la anotación en tu documento y lo firmarán y sellarán debidamente, sin lo cual no tendría ninguna validez.

Hasta aquí las informaciones que desde Dalia Traducciones nos han parecido útiles, no obstante, si quieres información completa, te recomendamos que consultes la página dedicada a “Legalización única o Apostilla de la Haya” en la web del Ministerio de Justicia.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar