Una alternativa a las tiendas online propias, son los marketplaces, como Amazon o eBay, u otros especializados. En el artículo Tu web preparada para vender en el exterior veíamos datos que confirman que las empresas que utilizan los mercados electrónicos incrementan sus ventas.

Un marketplace es una plataforma donde poder vender productos o servicios sin necesidad de abrir una tienda online. Sin embargo, y especialmente para productos de consumo, los marketplaces se han convertido en un canal más de venta online, que a veces complementa a la propia web de eCommerce.

Además de la traducción de las descripciones de los productos u otras características específicas, es imprescindible que se traduzcan elementos tan definitivos a la hora de elegir como son los precios,  las tallas —en los casos de moda o complementos—, las capacidades de los envases, etc. En el mundo anglosajón no se utiliza el sistema decimal, así que evitar este tipo de confusiones es capital.

Es importante, por tanto, que los clientes de cada mercado local puedan leer las tallas en su propio sistema y conocer las equivalencias con los sistemas internacionales que suelen aparecer en tablas comparativas en las etiquetas o envases.

Los precios deben aparecer siempre en la moneda de curso en el mercado destinatario y, aunque esto no tiene que ver con la traducción, como cualquier otro usuario, valoramos que estén siempre al día porque no hay nada tan desagradable como elegir aquello que tanto te gusta y a la hora de pagarlo encontrarte con que el precio que aparecía en la información del producto se convierte en otro totalmente diferente, y generalmente más caro.

Esto sirve también para recordar que también deben estar correctamente traducidas las condiciones de envío y, por supuesto, los costes si es que el comprador debe pagarlos aparte.

Si, como decíamos, los productos van a comercializarse en un marketplace, también habrá que tener en cuenta las categorías de éste en las que habrá que clasificarlos, que deben ser aquellas que respondan a las búsquedas de los usuarios en el mercado local. Y éstas no tienen por qué corresponder exactamente a las de la tienda online original y posiblemente tampoco a la traducida, por lo que habrá que prever una traducción específica para ese caso.

Como comentábamos en nuestro artículo de la pasada semana, SEO en webs traducidas, este también es un capítulo a tener muy en cuenta a la hora de realizar nuestro trabajo de traducción, así como de localización, de cualquier web corporativa o de comercio electrónico.

En Dalia Traducciones somos muy cuidadosos con la calidad de nuestro trabajo y tenemos en cuenta todos estos detalles que consensuamos con nuestros clientes. Si estás en vías de salir al exterior con tu web o tu eCommerce, consulta nuestras tarifas de traducción de webs. Seguro que tus clientes te lo agradecerán y lo notarás en tus ventas

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar