Al pensar en documentos que requieren de una traducción oficial los primeros que vienen a la mente son aquellos que deben presentarse ante tribunales, instituciones u organismos públicos. Desde nuestra experiencia en el servicio de traducciones juradas os contamos también otros que son menos habituales.

Aunque solo se suele caer en la cuenta cuando nos los piden, hay multitud de ocasiones en las que es necesario traducir alguno o varios documentos oficiales para presentarlos en los organismos internacionales que los requieran. Veamos algunos de estos casos, desde los más comunes, hasta los menos frecuentes.

Las traducciones juradas pueden ser son precisas (o, se precisan) para presentar documentos españoles en el extranjero o documentos extranjeros en España en procedimientos que se realicen en un país distinto al de origen. Estas actividades, sean las que sean, requieren que algún organismo, público o privado, reciba, valore y acepte esos documentos para completar el trámite. Muchos de estos documentos vienen establecidos por los gobiernos y administraciones regionales y locales de los distintos países, y varían en función de las relaciones existentes entre estados.

Viajar al extranjero
De entrada, para pasar un período en ciertos países extranjeros especialmente asiáticos y africanos, para un español puede ser necesario un visado, incluso para ir de vacaciones. En otras ocasiones solo se necesita visado para una estancia superior a un período que frecuentemente es de 30 o de 90 días, y según la actividad que vaya a realizar. Naturalmente, los españoles no necesitan visado en los países de la Unión Europea, excepto Rumanía que tiene un límite de 90 días, superado el cual, el visado sí es necesario.

Estudiar en el extranjero
Para estudiar en el extranjero, excepto en los países que requieren de un visado, ya sea de corta duración o para un período más prolongado, la mayoría de documentos que precisarán de traducción jurada son los relacionados con los estudios, tales como certificados de notas o títulos oficiales.

Trabajar en el extranjero
Para trabajar fuera de España, ya sea en la empresa privada, como funcionario, profesional sanitario, o en cooperación o voluntariado, puede ser necesario un visado y, además, documentos relacionados con el desempeño de la actividad laboral, como un permiso de trabajo u otros documentos para conseguir éste, tales como referencias de empresas en las que has trabajado, etc. Antes de eso, para lograr el trabajo, la empresa local puede solicitar certificados de estudios o títulos oficiales que, aunque a veces no sea obligatorio, conviene presentar debidamente traducidos por un traductor jurado.

Los anteriores son los motivos más habituales para necesitar la traducción jurada de un documento, pero hay algunos otros, mucho menos frecuentes, que también precisan de documentos con traducción jurada:

Transportar un coche desde el extranjero y matricularlo en España
Con cierta frecuencia se compran turismos u otros vehículos como caravanas y auto-caravanas en países como Alemania o Francia, aprovechando ofertas ventajosas y hay que realizar los trámites para trasladarlos desde el país de origen hasta España y su posterior matriculación.

Tanto para el transporte, como para la matriculación del vehículo en España es necesario traducir toda su documentación al español. Una traducción que la Dirección General de Tráfico no aceptará si no está certificada por un traductor jurado.

Adopción internacional
El proceso de adopción de menores en el extranjero suele ser realmente largo y, en muchas ocasiones, dificultoso para los padres adoptivos y los requisitos son muy variados según el país de origen del menor.
En este caso hay multitud de documentos que será preciso que los padres adoptivos presenten traducidos en el país de origen de su futuro hijo. Se trata de documentos de identidad, como pasaportes, certificados de nacimiento, matrimonio, etc., así como certificados de penales, informes de idoneidad para poder adoptar, o certificados médicos que acreditan la buena salud de los futuros adoptantes.

Repatriar a un enfermo o un cadáver
Los trámites para repatriar a personas enfermas desde un país extranjero, y mucho más si tenemos la desgracia de tener que repatriar a un familiar fallecido por cualquier causa, son especialmente complejos por los múltiples requisitos requeridos por la normativa internacional en sanidad y seguridad, además de costosos.
Los consulados de los países ayudan a realizar este tipo de trámites, y proporcionan toda la documentación que requiera el país donde se encuentra el enfermo o el fallecido pero también tendrá que ser debidamente traducida..

Transmisión de una herencia
Este tipo de trámites, si el legatario falleció en un país extranjero y sus herederos viven en el de origen, también conlleva la necesidad de traducir ciertos documentos como poderes notariales, escrituras de aceptación de herencias, etc. A veces sucede que el fallecido tenía propiedades en el extranjero y para hacer efectiva la herencia en el país de origen es necesaria la traducción jurada de escrituras u otros documentos.

Como veis, existen multitud de situaciones en las que las personas están obligadas a interactuar con Administraciones extranjeras y necesitan una traducción jurada de sus documentos. No dudes en consultarnos, el equipo de Dalia Traducciones tiene la experiencia necesaria y está a tu disposición para ayudarte.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar