¿Has pensado tomarte unas buenas vacaciones y te gustaría viajar al extranjero? ¿O estás pensando en ir al extranjero a trabajar duro?

Si has elegido la primera, quizá te preocupe cómo podrás afrontar todos los gastos, sobre todo si vas a un país muy alejado, como Australia o Canadá. Aunque más adelante puede que no tengas otra oportunidad para marcharte. Así que ¿por qué no intentarlo?

Si la opción es trabajar en el extranjero, posiblemente piensas que quizá sea duro y no podrás disfrutar de tu ocio. Y desplazarte tan lejos para eso… no te acaba de convencer, ¿verdad?

¿Qué te parecería poder hacer las dos cosas? Sí, puedes tomarte tus ansiadas vacaciones… ¡trabajando! En algunos países existen las fórmulas perfectas para poder llevarlo a cabo porque están muy habituados a que los extranjeros acudan a trabajar y, además, aprovechen su estancia para conocer el país. ¿Te interesa? Te las contamos a continuación:

En Australia existe la llamada Work and Holiday Visa que permite a jóvenes de entre 18 y 30 años permanecer durante un año trabajando, a la vez que disfrutan de sus vacaciones.

Normalmente la mayoría de países solo permiten estancias de 3 meses para que un extranjero pueda permanecer de vacaciones en su territorio, por lo que este tipo de visado es una verdadera ventaja, ya que te permite disfrutar de una estancia 4 veces más larga de lo normal y, además poder trabajar para costear tus gastos de viaje.

En el mundo anglosajón el año sabático viajando (Gap Year) antes de ir a la universidad, o al finalizar los estudios, es bastante habitual, por eso lo favorecen con este tipo de visados.

En Canadá existe un visado similar, el Working Holiday, que podríamos traducir como vacaciones de trabajo o trabajando, pero en este caso la edad para beneficiarse de esta ventaja es de entre 18 y 35 años.

Para conseguir los visados en ambos países hay que seguir un proceso que comienza con la solicitud de una de las plazas que, fruto de acuerdo bilateral firmado por España y los países de destino, se ofrecen para los españoles que cumplan con los requisitos establecidos en dicho acuerdo.

Estas plazas suelen revisarse cada año dando la oportunidad a nuevas personas a vivir esa experiencia, ya que solo pueden solicitarse una vez. Por eso hay que estar pendientes de los plazos y enviar la solicitud lo antes posible, ya que las plazas las otorgan por orden de llegada, siempre que cumplas con todos los requisitos.

Para tramitar las solicitudes debes aportar una serie de documentos traducidos que puedes comprobar en esta Work and Holiday visa checklist, para el caso de Australia. The Yellow Pocket ha preparado una checklist de ayuda que también puedes utilizar.

En el caso de Canadá el proceso es algo más complejo, pues debes registrar tu perfil en la página International Experience Canada, perteneciente al gobierno canadiense y conseguir que te inviten a solicitar tu plaza. Una vez superado este trámite, tendrás tu propia visa checklist con los documentos de que deberás presentar, aunque hay algunos generales.

En esta guía para solicitar la Work and Holiday Visa en Australia puedes encontrar mucha más información, y en este artículo de Information Planet sobre el Visado Working Holiday en Canadá encontrarás la información correspondiente a Canadá. Siempre puedes consultar también las páginas de los organismos oficiales de Australia, Canadá o España, como las que mencionábamos más arriba donde están explicados los trámites.

Por nuestra parte, te podemos ayudar con las traducciones de todos los documentos oficiales que necesites para que no te quedes sin tu plaza para trabajar y estudiar en Australia o Canadá.

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar