Los profesionales de Dalia Traducciones te ayudamos a afrontar los retos del comercio electrónico con una web bien preparada para tus clientes internacionales. Te indicamos los tips a tener en cuenta y te mostramos algunos datos definitivos ante los que no podrás resistirte.

Solo en Europa, el comercio online B2C (Business to Consumer) facturó en 2015 más de 400 Billones de Euros y más de 330 millones de personas compran online, el 40% de la población europea —8 puntos más que el año, anterior—.

En cuanto al online B2B (Business to Business) las expectativas mundiales de facturación para el 2020 se acercan a los 1.000 billones de Euros. Sin duda, cifras que marean, pero algo que pone de manifiesto que el comercio electrónico ya es presente para muchos y tiene un futuro prometedor.

En este contexto, para muchas empresas vale la pena plantearse la aventura internacional y la conquista de mercados internacionales.

Ya mencionábamos en nuestro artículo de la pasada semana Algunas claves para la exportación los factores fundamentales que se plantea una empresa que desea internacionalizar su negocio.

Quizá haya quien se pregunte, ¿por qué una empresa de traducción habla de eCommerce y de exportación? Muy sencillo, porque estos negocios que se abren al mundo físico pasan por una necesaria apertura al mundo digital y tanto en una, como en otra fase, la traducción es fundamental.

Ya contábamos cómo hay múltiples ocasiones en el camino de la exportación en las que serán necesarios los servicios de los traductores profesionales. Y la web es una pieza imprescindible, más cuando incluye la venta online.

¿Qué aporta un traductor profesional a una web?

De entrada, la traducción. ¡Vaya noticia! Parece obvio, pero no lo es tanto a juzgar por la cantidad de páginas web de cualquier país que vemos con múltiples errores, o aquellas que solo tienen traducido el menú y las funcionalidades principales y, conforme vas navegando, vas cayendo en zonas incomprensibles o que solo pueden entenderse a medias y por el contexto.

Y si vamos a una tienda online es incuestionable para el comprador la necesidad de poder identificar correctamente todos los productos y saber lo que está comprando. Y, por supuesto, que pueda entender en su idioma materno o, al menos en el internacional inglés, los aspectos principales, que generalmente conllevan implicaciones legales tanto para él mismo como para el vendedor. Algunos de ellos son las condiciones de entrega, las condiciones de pago, los impuestos, incluidos o no, y la política de devoluciones de la empresa.

Pero no nos detenemos ahí. Un traductor profesional también realiza una labor de localización. Ésta consiste en adaptar al lenguaje y a la cultura de cada país el contenido de la web. Al igual que los diferentes países hispano-hablantes utilizan distintos giros o palabras para nombrar las cosas, en otros idiomas ocurre exactamente lo mismo. Por poner un ejemplo que haga más comprensible lo que estamos explicando, podemos mencionar las palabras en inglés utilizadas para nombrar el Metro. Un británico lo traducirá como “underground”, mientras que un americano dirá “tube” o “subway”.

Si después de lo que te acabamos de contar has decidido que tu negocio no va a estar completo sin una buena traducción de tu web o tienda online, Dalia Traducciones  puede ayudarte. Contamos con un servicio de traducción de páginas web y, gracias a nuestros acuerdos, incluso podemos proporcionarte su desarrollo. No lo dudes y ¡contacta con nosotros!

Pin It on Pinterest

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar