¿Cómo conseguir el mejor precio para tu traducción?

En esta época del año todos hacemos cálculos y tratamos de ahorrar unos euros en productos y servicios. En nuestro artículo Rebajas en ecommerce, no en traducción y Tarifas de traducción que no se comen tu presupuesto te explicábamos algunos puntos para tener un trabajo profesional a buen precio.

Los servicios de traducción no tienen por qué ser caros, pero siempre puede quedarte la duda de si habrás conseguido el mejor presupuesto para tu traducción. Entonces ¿cómo podemos estar seguros de haberlo conseguido? Aquí te damos algunas ideas…

1. Deja tu traducción en manos de profesionales. No sería la primera vez que nos llegan solicitudes de clientes a los que les hicieron malas traducciones de sus documentos y se los han rechazado, o tienen una web que no conecta con su público internacional porque los textos no están adaptados a sus mercados.

El amigo o el socio que “se defiende” en el idioma de destino no es garantía de una buena traducción. Para ello los traductores profesionales dedican largos años de estudio como contamos en La carrera del traductor.
Mucho más si se trata de una traducción jurada, como traducir un título universitario, ya que éstas solo pueden firmarlas aquellos profesionales acreditados oficialmente para ello. Desconfía si no encuentras referencias de sus acreditaciones. Puedes encontrar la lista completa de traductores jurados en la web del Ministerio de Exteriores.

2. No dejes que el precio sea el factor determinante a la hora de elegir proveedor de traducción. No repetiremos lo suficiente que lo barato sale caro y esto va acorde con todo lo explicado en el punto anterior. Si el traductor te hace un “precio de amigo” probablemente te hará un trabajo de amigo, no un trabajo de profesional. Esto sucede en todos los sectores y el de la traducción no se libra.

3. Compara ofertas de varias agencias de traducción. Pero, eso sí, compara cosas comparables ya que se pueden aplicar precios para palabras en el idioma de origen o bien en el idioma de destino, o bien precios cerrados para ciertos trabajos estándar. No mezcles churras con merinas y no dejes que te las mezclen.

4. Si es posible revisa otros trabajos similares al tuyo que haya realizado la agencia que contrates. No es obvio que la tengas que encontrar en la web del proveedor, pero es posible que encuentres referencias. Si no es así, no dudes en pedírselas a tu proveedor de traducción. Si su trabajo es de calidad, no tendrá problema en facilitártelas.

5. Escoge proveedores transparentes con sus tarifas de traducción. El proveedor que se dedica a traducir y no a especular con su trabajo, no tiene inconveniente en mostrar sus precios.

Eso no significa que si tu proyecto lo necesita no vaya a realizarte un presupuesto personalizado. Es más, aplicar estándares en ciertos trabajos de traducción, como documentos de empresa, un catálogo o una web, son malos puntos de partida. Casi siempre es un motivo de insatisfacción, bien para el cliente que acepta mal cambios de presupuesto, aunque éstos sean necesarios, bien para el proveedor, que puede llegar a trabajar bajo su coste si el proyecto en cuestión se complica.

En Dalia Traducciones practicamos esa política y puedes ver sin problema nuestros precios de referencia, sin embargo, te facilitamos un presupuesto personalizado para proyectos más complejos. Conseguir tu presupuesto es muy sencillo y rápido.

6. Elige proveedores especializados en el idioma que necesites. Aunque puedes encontrar agencias de traducción que trabajen con muchos idiomas, sus precios suelen ser elevados, y a veces los resultados no todo lo buenos que cabría esperar, porque trabajan con muchos traductores muy distintos.

Si solo necesitas los idiomas más hablados, como es el inglés, francés, alemán o italiano, quizá sea más conveniente elegir una agencia especializada en ellos. Seguramente te ofrecerán mayor calidad y un precio más justo.

7. Si puedes evitarlo, no abuses de plataformas freelance para conseguir tus proveedores de traducción. Sabemos que suelen ser los mejores lugares para conseguir precios muy bajos, pero, en ese caso, te remitimos a lo que decíamos en el punto 2.

8. No sucumbas a la tentación de utilizar tú mismo un traductor automático. Antes o después, acabarás llegando a la situación que describimos en el punto 1.

¿Qué te han parecido estas recomendaciones? ¿Crees que son suficientes para conseguir el mejor presupuesto para tu traducción o se te ocurre alguna más? Si es así, cuéntanoslo. Te ayudaremos para que tu trabajo tenga la mejor relación calidad-precio.

Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información estadística, así como para interactuar en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar