Pasos a seguir para traducir tu web

En Dalia Traducciones hemos abordado la traducción de páginas web en muchos artículos, ya que es una de nuestras especialidades. Nuestra experiencia nos dice que no siempre se siguen los pasos más adecuados a la hora de incorporar la traducción a una web.

Porque generalmente es eso lo que ocurre, que la empresa diseña y desarrolla una web en español y posteriormente decide incorporar la traducción para llegar a otros mercados. Es cierto que hay negocios, sobre todo los nacidos para operar exclusivamente en Internet, cuyos modelos son internacionales o de fácil escalado internacional. Y éstos ya piensan en una web en aquellos idiomas de los mercados a los que desean dirigirse.

Ambas opciones son posibles, aunque ello implica algunas diferencias a la hora de realizar la traducción. Veamos por qué.
Traducir una web ya existente implica varias acciones tales como:

Revisar el diseño de la página o páginas dedicadas a los mercados exteriores: posiblemente ni todos los servicios, ni mucho menos todos los productos sean aceptados en todos los mercados, por lo que la adaptación local necesaria del negocio deberá reflejarse en una web internacional. No olvidemos tampoco de las versiones móviles, ya que la tendencia es mobile first.

Traducir, o incluso crear en el idioma de destino, todos los elementos diferenciales para cada país, poniendo especial atención en indicar los precios en la moneda adecuada y en las condiciones específicas de compra, entrega o devolución de cada país.

No solo traducir, sino localizar la web para cada mercado, lo que significa utilizar aquellos términos específicos del sector para cada país de destino, así como los rasgos culturales que ayuden al público a comprender y conectar más fácilmente con lo que se les ofrece.

Traducir también el SEO tanto para los elementos que permanezcan, e incorporarlo en el idioma de destino para los nuevos elementos.

Desgraciadamente no siempre se llevan a cabo esas acciones, así que muchas webs internacionales parecen calcos de las del país de origen. Eso perjudica su imagen cara a los mercados exteriores que pretenden conquistar y no logran conectar adecuadamente con los públicos internacionales.

Traducir una web desde cero permite incorporar todas las acciones anteriores a medida que se va desarrollando. Esto implica elegir de antemano las palabras clave para la navegación y el SEO internacional, realizar un diseño adaptado con los apartados necesarios para cada mercado, o definir aquellos contenidos específicos de cada país debidamente localizados.

Y no debemos olvidar algo muy importante para todos los casos que es traducir todas las actualizaciones, de modo que las webs se mantengan al día y no se queden congeladas y sin utilidad al cabo de los meses.

El próximo año 2018 veremos muchas webs donde la imagen se verá muy potenciada, pero la palabra no dejará de ser importante y, además, parece que llegará de la mano de tipografías llamativas e innovadoras.

Sea como sea, esperamos y deseamos que el Año Nuevo venga cargado de proyectos y éxitos para todos vosotros, clientes, lectores y amigos de Dalia Traducciones.

Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información estadística, así como para interactuar en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar